Señor, no se como Orar

Cuando ya no sabes como orar a Dios. Las palabras no vienen a tu mente. Deseas e intentas dedicarle más tiempo a Dios, pero todo parece fracasar. Aqui algunas respuestas bíblicas que te ayudarán a salir de esta situación.

Hoy, a mis treinta y tantos, siendo una mujer casada, madre de dos hijos, me siento como cuando era niña: “Señor, no sé ni qué decirte; Señor, no sé como hacer mi oración”. Hago una pequeña oración en mi mente cuando recuerdo, miestras hago tareas, pero no puedo dedicarte mi tiempo en una oración en lo secreto.

En muchas ocasiones me he imaginado a Dios molesto conmigo por no acercarme lo suficiente.

Pero con el tiempo entendí que Dios nos está esperando para que nos acerquemos a él, para entragarles nuestras cargas, como dice la Palabra, para encontrar liberación de nuestras opresiones, para sentir gozo y paz del Señor, para que sea Glorificado Dios y nuestro Señor Jesucristo en la oración.

Algunos versículos que guiarán tu oración:

Romanos 8:26 “Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.”

– Ad –

Como bien dice la Palabra, nosotros no sabemos como orar ni que corresponde pedir, por eso debe pedir en su oración que el Espiritu Santo interceda, es decir, medie su oración al Padre en el nombre de Jesús, con gemidos indecibles. Es el clamor del alma a través del Espíritu.

Lucas 13:3 “Antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente “

Debe examinarse a usted mismos delante del Señor, reconocer sus fallas, sus errores, su pecado y arrepentirse para salvación de su alma. Presentarse ante Dios pidiendo que él quebrante su corazón y lo humille al Señor para ser agradable a él.

Así mismo dice la Palabra: “Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.”

Claro está, si has discutido con alguien, o tuvo algún altercado, antes de realizar su oración, pida disculpas, arregle las cosas, para que haya paz en su corazón y pueda tener comunión con Dios.

Mateo 11:28 “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.”

Cuando su mente está cargada de problemas, preocupaciones o caminos sin salida que lo mantiene expectante y alerta, debe ir a su habitación, a lo secreto, y entregarle toda esta carga a Jesus, pidiendole que lo haga libre y que el tome el control de todo, y pidiendole fé para creer que él lo hará.

– Ad –

Colosenses 4:2 “Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias “

Claro está, debe tener su tiempo con Dios en oración, algunas veces será más prolongado u otras menos, pero debe hacerlo y debe ser un momento para darle gracias a Dios, ya sea por su familia, por su salud, por los alimentos que tiene cada día, por su inmensa misericordia, por su amor, por su vida.

Cuando esté realizando tareas, y no pueda arrodillarse, con su mente puede hablarle a Dios y también es una forma de comunión con él. También por los hermanos en Cristo, por los que están atravesando dificultades, enfermedades o pruebas, para que sean fortalecidos por Dios para seguir adelante.

Dedicar su tiempo a la oración es querer estar en presencia del Señor, buscar de su conocimiento y sabiduría, agradar a Dios y poder conocer su voluntad sometiendo su cuerpo y su espíritu al Dios todopoderoso para que le sea glorificado en usted.

Pilar Ochoa Mendez

Compartir