Campeón mundial de Fórmula 1, Lewis Hamilton confiesa: “Siento que Dios ha puesto su mano sobre mí”

El piloto británico tiene varios récords como corredor de formula 1, y ha reconocido que la profesión tiene muchos peligros pero él asume los riesgos porque confía en Dios.

Cuatro veces campeón mundial de Fórmula 1, Lewis Hamilton declaró que no vale la pena morir por el deporte, pero siente que “Dios puso la mano sobre él” y por eso arriesga todo en la pista.

En una entrevista publicada recientemente por el diario Daily Mail, el piloto británico habló, entre otros asuntos, sobre la fuerza de su fe.

A los 33 años, el piloto sigue en la batalla contra Sebastian Vettel, que también lucha por el penta. La diferencia que existe entre ellos en el Mundial es sólo un punto.

Lewis Hamilton tiene una cruz tatuada en la espalda, adempas de las palabras “familia” y “fe” en sus hombros. Él dice que siempre encuentra fuerza en la religión. “Yo voy con algunos de mis amigos más cercanos a la iglesia. La mayoría de las veces salimos de allí sintiéndonos iluminados y fortalecidos. Es como una re-centralización”, señala.

– Ad –

“A veces usted sale del culto, y comprende que no estaba haciendo las cosas bien, pero la mayoría de las veces usted sale pensando ‘Wow, yo sé hacia donde voy’.

El más exitoso piloto de la Fórmula 1 británica, recuerda que vino de una infancia pobre. Neto de inmigrantes caribeños, venció la desconfianza y el prejuicio hasta firmar su nombre entre las mayores estrellas del deporte. En la primera fila, el mayor número de posiciones de la historia, mayor número de largos en la primera fila, mayor número de victorias saliendo de la punta, entre otros.

Hamilton dice que ya tuvo muchos momentos difíciles en el deporte que eligió, habiendo sufrido accidentes y visto compañeros casi morir en la pista. Aunque muchos piensan que valdría la pena morir por su sueño o pasión él asegura: “Yo no diría que vale la pena morir por la F1”.

Sin embargo, el inglés es bien consciente de los peligros de su profesión. “Sé que esto puede suceder un día, pero siento que Dios ha puesto su mano sobre mí”, finaliza.

Fuente Gospem Prime

Compartir