EL rescate de los 12 niños y su entrenador fue respuesta de las oraciones

TAILANDIA.- El caso del equipo de fútbol que quedó atrapado en una cueva en Tailandia conmosionó al mundo y movilizó a los cristianos a unirse en cadenas de oración.

La misión de rescate en Tailandia ha finalizado, ya que todos los 12 chicos y su entrenador de fútbol fueron sacados con vida de una cueva inundada de agua en un drama que conmovió al mundo.

Las autoridades sanitarias dicen que todos los chicos, de edades comprendidas entre los 12 y 16 años, han sido sacados de la cueva en los últimos tres días, y están en buenas condiciones y saludables, en parametros generales.

Los rescatados fueron trasladados al hospital, en el cual permanecerán en cuarentena por lo menos siete días, lejos de gérmenes e infecciones. Sus pulmones y corazones serán evaluados, y recibirán vacunas y antibióticos para reforzar su situación.

Jesada Chokdumrongsuk, subdirector general del Ministerio de Salud Pública de Tailandia, dijo que el primer grupo de cuatro niños rescatados está con buena salud y ahora puede ingerir alimentos por vía normal. Pero las infecciones son una preocupación latente, debido a las condiciones a las que estuvieron expuestos los niños. Se sospecha que dos de los ellos están con nfección en el pulmón.

– Ad –

Los padres aún no han podido tener contacto con los niños, hasta que todos los exámenes médicos no indican peligro. Están esperando ver a sus hijos por primera vez desde que los niños quedaron atrapados en la cueva hace dos semanas.

Oraciones respondidas

“Muchas gracias por todas las oraciones y todo el aliento. Agradezco a Dios. Estoy muy agradecida por haber encontrado a mi hijo y por ver que todos los 13 están vivos”, dijo la madre de unos de los niño perteneciente a un cuerpo misionero cristiano.

“Estoy tan feliz y tan agradecida por ver a mi hijo nuevamente. Muchas gracias a todos los que estuvieron orando por nosotros y por los niños y ayudándonos, gracias”.

La etapa final de la misión involucró a 19 buceadores con tanques de oxígeno para las víctimas y una línea de cuerda para guiarlos por aguas oscuras, ocasionales corrientes rápidas y secciones completamente inundadas dentro de la cueva.

Fuente Guíame

Compartir