Cómo educar a los niños a la luz del Evangelio, según la madre de John Wesley

Susanna Wesley crió 19 hijos en la enseñanza cristiana, con dedicación, compromiso y oración. Registró sus enseñanzas en textos que hoy son compartidos aqui.

John Wesley fue el 15º hijo de Susanna Wesley, quien se convirtió en uno de los más influyentes teólogos cristianos británicos.

Según sus textos, el propio evangelista llegó a decir: “Aprendí más sobre el cristianismo con mi madre que con todos los teólogos de Inglaterra”. “La señora Wesley administraba su casa proponiendo algunas reglas que acabaron siendo observadas y seguidas por muchas madres de entonces y por otras todavía hoy”.

Ella puntualiza alguna de las reglas. Por ejemplo, no permita que los niños coman entre las comidas y estén en la cama después de las 20h.

Los niños deben tomar su remedio sin quejarse y nada debe darse si piden llorando. Sólo educadamente.

Los niños deben aprender a orar tan pronto comiencen a hablar. También deben permanecer en silencio durante el culto familiar.

Para evitar mentiras, no debe ser castigado ningún error confesado y del que pronto los hijos se arrepientan. La obstinación de los hijos debe ser dominada y trabajada con Dios para salvar su alma.

– Ad –

No permita que un acto pecaminoso del niño pase impune. El buen comportamiento de los hijos debe ser siempre alabado y recompensado y todo intento de agradar, aunque pequeño, también debe ser elogiado.

Los niños deben preservar el derecho de propiedad, incluso en caso de menor importancia. Los hijos deben ser enseñados a temer la vara y cumplir con rigor todas las promesas hechas.

Como padres cristianos, consideramos importante reflexionar y establecer reglas o límites en el proceso educativo de nuestros hijos.

Si educar no era tarea fácil en los tiempos de Susanna Wesley, hasta el punto de ser necesario establecer una lista de reglas o límites, mucho más hoy, ya que valores sociales, morales, cívicos, religiosos y éticos, se están deshaciendo y consecuentemente haciendo muchas niños ajenos y descompromisos con deberes sociales, familiares, educacionales y espirituales.

Establecer límites para obtener obediencia, respeto y aprendizaje, un modelo de educación eficaz y consciente. Debemos poner en práctica la educación fundamentada en principios bíblico- cristianos.

Fuente Guíame

Compartir