Bandido se rinde a Cristo tras la oración día y noche de su Madre

Donna es la madre de un joven que estaba perdido en una vida oscura, involucrado en asuntos nada bueno hasta que Jesucristo llamó a su corazón y él se rindió a sus pies.

Según cuenta su madre, Jed ha tenido una infancia muy difícil con serios problemas físicos y verbales de su padre hacia su persona.

Cuando él tenía 9 años de edad sus padres se divorciaron y el pequeño Jed estuvo muy afectado por la ruptura de su matrimonio. Donna recuerda como el niño manifestaba la angustia con llanto incesante mientras ella trataba de calmarlo.

En ese momento lo único que hacía era orar a Dios una y otra vez para que Jesús intercediera y le de la ayuda necesaria para atravesar la angustia del pequeño.

Desde ese día, Jed comenzó a crecer con un enorme enojo en su corazón y cada día se mostraba con más y más rebeldía contra su madre, sin permitir que algún adulto le imponga los límites necesarios para crecer correctamente.

Así fue como eligió malas amistades lo cual lo llevaron por un camino muy oscuro, de malas decisiones personales hasta incurrir en hurtos. Cuando alcanzó los 18 años de edad estaba atrapado en grave excesos y consumos.

– Ad –

Con el correr del tiempo sus situación fue empeorando hasta que la policía lo detuvo, siendo trasladado a hogares de recuperación bajo tratamiento. Mientras tanto su madre nunca bajó los brazos y permaneció orando a Dios día y noche para que Jesucristo salvara a su hijo.

Suplicaba con llanto y lágrimas para que su hijo sea salvo por la mano de Dios, la única esperanza para una madre entregada al dolor y a la tristeza, quién nunca imagino que su hijo hubiese elegido ese mal camino.

En varias oportunidades Jed escuchó a su madre orar por él y clamar a Jesús y él respondía diciendo “Mamá, cállate. No quiero escuchar eso”.

En otras oportunidades atravesó momentos de flaqueza y duda, inundada por pensamientos en el cual su hijo perdería su vida sin haber hallado la salvación que sea tanto esperabas. Sin embargo, decidió aferrarse la oración a pesar de todo y finalmente un día recibió el llamado de su hijo diciéndole “Dejé de vivir así”. Ahora su vida cambió para siempre y conoció a Dios su Creador y Salvador.

A continuación compartimos su testimonio en ingles:

Fuente Gospel Prime

Compartir
Loading...