Cómo comenzar este año nuevo firme en Dios

Un año más que se termina y otro que comienza gracias a la buena voluntad de Dios y su misericordia para con nosotros. Los buenos deseos resurgen cada nuevo año deseando que todas me bien en nuestros caminos que seamos prosperados y que nos falte el amor en nuestra familia.

También aparecen nuevos proyectos e ideas para desarrollar durante los próximos meses esperando alcanzar nuevos objetivos grandes resultados.

Sin embargo con el transcurrir de los días aparecen las dificultades y los problemas que interfieren en nuestros planes y nos impiden cumplir aquellos objetivos propuestos.

Es Entonces cuando aparecen los cuestionamientos y nos preguntamos por qué las cosas no salen como las planeamos, por qué no podemos alcanzar nuestros objetivos y metas propuestas.

Pero la respuesta llega rápidamente Y es más sencilla de lo que creemos. No hemos considerado a Dios a la hora hacer nuestros planes, confiamos primeramente en nuestras propias fuerzas considerando que seremos suficiente para alcanzar lo que nos proponemos solos, sin la ayuda de Dios.

– Ad –

Es nuestro deber como cristianos reconocer que sin dios nada podremos alcanzar y mientras estemos separados de él nada Podemos hacer como lo explica el libro de Juan 15:4-5, debemos permanecer en él para que Dios permanezca en nosotros. Recordemos que somos como el pámpano que no lleva fruto por sí mismo si no está dentro de la vid, de igual manera somos nosotros si no estamos en Cristo.

“Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer”.

Es un buen momento para preguntarnos cómo estamos, qué objetivos objetivos alcanzamos y cuáles no, cuáles fueron mis errores y cómo puedo cambiarlos.

Tomarnos este tiempo para ver cómo nos fue nos servirá para reconocer nuestros errores y aciertos y no volver a cometer las mismas fallas anteriores.

Debemos poner nuestra mirada en Cristo antes de realizar nuestros planes y proyectos nuevos para que sea Dios el que guía nuestro andar, por un camino seguro y de prosperidad espiritual.

Finalmente, debemos recordar el versículo de Santiago 4:13-17 que nos explica que no tenemos certeza de lo que será la vida mañana ya que es como la neblina que aparece por algún tiempo y luego se va.

Es por eso que Santiago nos insta diciendo: “Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello”. Si tenemos en cuenta la palabra de Dios y la ponemos por obra nuestros objetivos podrán ser alcanzados y podremos tener un gran año de la mano de Dios.

Fuente Noticia Cristiana

Compartir
Loading...