EEUU: Iglesia usa los diezmos para pagar las deudas de sus fieles

Una iglesia de Estados Unidos pagó más de 40 mil dólares para cancelar deudas de 48 familias pertenecientes a la congregación que no lograban ser libres de los préstamos recibidos por las entidades bancarias del país.

El pastor Vanable H. Moody, de la iglesia cristiana “Centro de Adoración” perteneciente a Birmingham, Alabama, explicó que este beneficio fue otorgado a los miembros de su congregación con grandes deudas los cuales estaban “asfixiados” por los altos intereses que aplican los bancos y resultan imposibles de saldar.

La iglesia ha ideado este proyecto con el propósito de ayudar a aquellas personas que tienen deudas a largo plazo y con altos intereses, dándole la oportunidad de alcanzar un nuevo comienzo Y ser libres de estas preocupaciones que afectan su vida espiritual.

Según explica el Pastor, desean ser “las manos y los pies de Jesús” para aquellos que están atravesando ciertas adversidades. Han sentido la necesidad y el llamado de erradicar sus deudas para que puedan tener un nuevo comienzo y ser la ayuda necesaria para salir de ese agujero, señaló.

– Ad –

Además, la iglesia realiza otras actividades de ayuda social, como la visita a quienes están privados de su libertad y compartir alimentos con las personas que viven en la calle sosteniendo que el deseo de su iglesia es demostrar el amor de Cristo de una manera real, y es por eso que siempre buscan nuevas oportunidades para ayudar al prójimo.

El proyecto del pago de deudas surgió a raíz de algunas enseñanzas acerca de la Administración financiera que el pastor comenzó a desarrollar. Uno de los mensajes había sido “Vivir Libres de Deudas”, el cual manifestó la cargan que soportan las personas que se encuentran en esa posición impidiendo su libertad espiritual y perjudicando su calidad de vida.

Como complemento el proyecto también brinda asesoramiento financiero para que los beneficiados no vuelvan a contraer semejantes deudas y permanezcan libres de esas cargas para la gloria de Dios.

Fuente Acontecer Cristiano

Compartir