2.000 almas se entregan a Cristo y se bautizan en Zimbabue.- África

Miles de personas asistieron a la campaña evangelística realiza en Zimbabue, dispuestas a escuchar la Palabra de Dios y no se resistieron al llamado de Jesús. 2.000 almas se rindieron al Señor luego de un gran trabajo misionera en el país africano.

A través de un programa evangelístico misionero que comenzó en 2001, la palabra de Dios esta siendo predicaba desde entonces y ha alcanzado a más de 32000 personas quienes se han rendido a los pies de Jesús, entregándole su vida, mediante los mensajes de salvación de más de 1300 predicadores cristianos que participan activamente en el proyecto.

Raul Rivero, coordinador del Centro de Recursos Evangelísticos del Sur (ERC, por sus siglas en inglés), asegura y confiesa que le dan todo el crédito, honra y gloria a Dios por la obra misionera realizada en sus viajes.

Este Centro Evangelísticos del Sur a compartido recientemente que 2000 almas decidieron seguir a Cristo y nacer de nuevo, dejando a trás el mundo y sus vanidades, en un gran bautismo en Zimbabue, al sur de África.

– Ad –

El pastor Samuel Nzoikorera da testimonio del multitudinario bautismo diciendo que fue sorprendente ver como un mar de personas, al menos a 2000 personas iban a bautizarse. Asegura que fue algo nunca visto antes. ¡Mi alma saltó de gozo!, aseguró.

El ERC ha informado que durante el año pasado, más de 1300 personas también fueron bautizadas por las aguas. Zepeda, una hermana misionera nacida en República Dominicana, cuenta que cuando predicas la palabra e anuncias a la gente el llamado de Dios, ves como su corazón poco a poco se abre hasta que Jesús entra. Además, dice que sintió en su corazón la necesidad de orar a Dios para que tocara el corazón de alguien durante la predicación.

Explica, que recibió respuesta su oración, cuando el Espíritu Santo tocó a una persona que siempre asistía a los cultos pero que todavía no había respondido a los llamados de Dios, cuando decidió acercarse hasta el frente. Dios estuvo trabajando en su corazón durante toda la semana, hasta que finalmente sintió la necesidad de pasar adelante para aceptar a Jesús como su salvador, testifica la hermana Zepeda.

Fuente Impacto Evangelístico

Compartir