Dios le devuelve la vida a Hombre con muerte cerebral

Scott Marr fue sorprendido por un accidente cerebrovascular cuando estaba inconciente en su maca. Cuando fue internado de urgencia en un Hospital Metodista, donde le diagnosticaron graves lesiones le cual le causaron muerte cerebral tiempo después.

Mientras estaban en la sala de emergencia, un sacerdote recibió a la familia. Los médicos comunicaron la gravedad del caso debido a los exámenes realizados los cuales indicaban un derrame significativo.

El Dr John Treves, neurocirujano, fue quien estuvo junto a Scott cuando lo internaron en Terapia Intensiva y dijo que no podían hacer nada quirurgicamente para solucionar su problema.

Ante la situación crítica de Scott la cual no tenía vuelta a tras, la familia decidió autorizar que quiten su respirador artificial al cual estaba conectado. Su hija Preston, explicó que ninguno deseaba ver a asu padre internado alli sin posibilidades de vida.

– Ad –

La familia había decidido donar sus órganos pero cuando los médicos estaban haciendo los últimos exámenes, una extraña actividad cerebral comenzó a verse. Estuvo en observación por un tiempo más, una tía de la familia creyó ver que su párpado se había movido y rapidamente se lo comunicó a su hija, aunque pensaron que había sido solo un reflejo del cuerpo.

un día después, su hija Preston junto a sus hermano Ryan, Drew y Lauren, se despidieron de su padre junto a su cama creyendo que ya no había esperanza.

Milagro

Sorpresivamente, Scott Marr abrió sus ojos cuando estaba rodeado de su familia. Él contó que recientemente había visto a su padre quien estaba muerto hacer dos años. Sin embargo, confesó que no era ferviente creyente en Dios, pero ahora podía comprender que su vida era un milagro de Dios.

– Ad –

Su hija, enfermera, declaró que comenzó a hacerle pruebas a su padre para saber como reaccionaba, y comenzó moviendo sus pulgares. Poco a poco, movió los dedos de las pies, entonces comprendió que todo iba bien.

La familia asegura que fue un verdadero milagro. Aunque Scott no frecuentaba la Iglesia, ahora confiesa que cree en Dios con todo su corazón y asegura que lo que sucedió en su vida es una prueba contundente para creer que todo lo que escuchó sobre Dios es real. Concluye asumiendo que su regreso fue un verdadero milagro.

Su familia lo ha denominado como el “hombre milagroso” mientras desarrolló su recuperación dentro del hospital con terapias especializadas en cada área del cuerpo. Ha lucido un sombrero con la frase “hombre milagroso” bordado mientras realiza una de sus prácticas utilizadas como fue la cocina.

Finalmente, tras tiempo de recuperación, ha recibido su alta médica y ha podido volver a su casa groficando a Dios.

Fuente Guíame

Compartir