Piloto escucha la voz del Espíritu Santo ante una tragedia y salva a 140 pasajeros

Capitán Mafella confirma que si hubiera desobedecido la voz del Espíritu Santo y hubiera despegado tres minutos después, todos habrían acabado muertos.

Un piloto indonesio ha dado su testimonio de cómo el Espíritu Santo lo alertó para salvarle la vida de 140 pasajeros. El capitán Ricosetta Mafella, gravaba la aeronave de Batik Air en la pista del aeropuerto de Palu, en la isla de Sulawesi.

Todo salía normalmente, hasta que sintió en su mente que debía despegar de inmediato, aunque sin el permiso de la torre. Él, cristiano evangélico, relata que percibió la voz del Espíritu Santo y dió vuelo al avión inmediatamente.

Un segundo después, Mafella oyó un estruendo y vio la punta de la pista como comenzaba a destruirse delante de sus ojos, mientras el terremoto devastaba la isla. Él cree que si hubiera tardado unos instantes más, probablemente no estuviera con vida, ya que el aeropuerto terminó destruido practicamente en su totalidad.

Más tarde el capitán dió testimonio sobre esta experiencia sobrenatural que vivió en una iglesia en la capital de Yakarta. Ante sus hermanos de fe, señaló que comenzó a cantar canciones de adoración en la cabina desde temprano en aquel viernes 28 de septiembre. El vuelo iba a Ujung Pandang donde haría una breve parada, de donde volaría hacia el destino final: Yakarta.

– Ad –

Mafella explica que cuando estaban a punto de aterrizar en el aeropuerto de Palu, el viento estaba muy fuerte y él “oyó una voz” diciendo que debería tener cuidado extra. Sin comprender lo que sucedía, él recitó el Salmo 23. Después del reabastecimiento, se sintió incómodo nuevamente, y pidió que la tripulación se apresurara para que pudieran salir de inmediato.

“Yo no salí de la cabina y pedí permiso a la torre de control para despegar tres minutos antes de lo previsto”, recuerda. Así que recibió permiso del controlador aéreo Anthonius Agung, pero Mafella sintió tanta urgencia que desobedeció los procedimientos previos y pidió a su copiloto que se apresurara.

“No sabía por qué, pero mi mano continuó empujando el manche, haciendo que el avión acelera más de lo que necesitaba para despegar”, sostuvo. Los pilotos sintieron el avión sacudiendo fuertemente cuando llegó al final de la pista.

– Ad –

Milagro

“Si hubiera despegado tres minutos después no habría podido salvar a los 140 pasajeros, porque el asfalto estaba subiendo y bajando como una cortina al viento”, indica. Ellos pudieron ver los grandes cráteres cuando el suelo se abría, entonces el capitán intentó hablar con la torre de control, pero no recibió respuesta en la radio.

Cuando llegaron a su destino conocieron la gravedad del terremoto y del tsunami que golpearon Palu. Agung, el controlador de tráfico aéreo con el que él había hablado, acabó muriendo minutos después, cuando la torre de control se derrumbó.

El capitán resaltó a los fieles presentes en la iglesia la importancia de oír la voz de Dios. “Suceda lo que suceda, necesitamos estar siempre listos para escuchar claramente la voz de Dios a través del Espíritu Santo”, finalizó.
Información de CBN.

A continuación el testimonio es su idioma original:

Fuente Gospel Prime

Compartir