Ex gay y ex-lesbiana se rinden a Cristo y contraen matrimonio

Ronald y Fetima se entregaron a Cristo luego de haber vivido su vida pasada como homosexuales. Hoy glorifican a Dios por su liberación y por su matrimonio.

Ronald fue criado en la iglesia con un conocimiento superficial de Dios, pero no tuvo una relación personal con Jesucristo. A los nueve años, un pariente cercano y dos amigos hombres abusaron sexualmente de él, cuenta Ronald McCray, ahora con 31 años.

Aunque el ya había tomado la desición de ser homosexual, permanecía sin manofestarlo. Pero en 2004, su madre le confrontó por sus sospechosas sobre su sexualidad, y fue cuando las relaciones se rompieron con toda la familia.

Como resultado, Ronald abrazó el estilo de vida gay y encontró una nueva familia en la comunidad LGBT. Pero la vida lo sorprendió cuando poco a poco se acercaban personas a decirle que Dios lo amaba a pesar de su condición actual.

Una noche en una discoteca gay, se sorprendió cuando oyó la voz de Dios por primera vez. “Tengo mucho más para ti”, oyó al chico en su corazón. Y más tarde nuevamente: “Tengo mucho más para ti”.

Ronald comenzó a tener sueños y visiones sobre el regreso de Jesucristo. Él entendió que Jesús lo estaba llamando.

– Ad –

Liberación

Algunas semanas después, un incidente sorprendió a Ronald. “Cuatro pistoleros corrieron y nos obligaron a acostarse en el suelo. El hombre colocó un arma en la parte trasera de mi cabeza y dijo:” Te voy a matar “.

Silenciosamente, Ronald imploró a Dios por su vida. Entonces se vio a los pies de Jesús. “Sé que podría ir al infierno, pero por favor déme otra oportunidad”, clamó el muchacho en su corazón.

Atornado y confuso, en un abrir y cerrar de ojos los hombres desaparecieron sin dejar rastro.

Un año después, el 18 de octubre de 2009, entregó su vida a Jesucristo.

“Finalmente entendí mi necesidad de Jesús como Salvador. Nunca he oído que la gente puede ser liberada la homosexualidad, llegué a un punto en que estaba listo para rendirme, su amor me llevó al arrepentimiento “, explicó.

“La manera en que entiendo la liberación es que no estamos exentos de la tentación, Jesús fue tentado, seremos tentados, pero el Señor hará un camino de fuga, yo fui liberado de la práctica del pecado, a través del poder del Espíritu Santo, , dijo.

– Ad –

Transformación

Lentamente, Dios comenzó a restauralo. Él conoció a una mujer en la iglesia, Fetima, que sorprendentemente, estaba saliendo del estilo de vida lésbico. Al principio, no podía imaginar cómo sería estar con una mujer. “Pensé que ninguna mujer querría estar conmigo”, asegura.

Ellos se volvieron amigos y empezaron a conversar usando chats de redes sociales.

Él contó a Fetima los detalles de su pasado y ella compartió sobre el abuso sexual que había sufrió. Ellos se sintieron atraídos uno por el otro y se animaron mutuamente a crecer en la fe en Jesús.

En 2015 se casaron. “Antes de la boda, yo estaba muy preocupado, porque nunca había estado con una mujer, sexualmente hablando, yo quería que esa relación glorificase a Dios. Queríamos tener cuidado con la forma en que éramos afectuosos el uno con el otro”.

“Nos convertimos en una familia”, observa Ronald. “Nos llamamos familia de la libertad. Encontrar a esta mujer me ayudó mucho, porque ella está en el mismo camino que yo y podemos ayudarnos mutuamente”.

Fuente Guíame

Compartir