Conoce cuales son las recompensas celestiales que tendrás como cristiano

Es necesario que tengamos en cuenta que Jesús viene a juzgar y también a recompensar. Las Escrituras anuncian estas recompensas en docenas de versículos.

Como creyentes, miramos hacia el gran juicio del trono blanco con gratitud y confianza en el Santo, porque iremos al cielo, y por la recompensa de cada acción que hayamos tomado, siendo motivadas por nuestro amor por Yeshua.

En Apocalipsis 22:12 Jesús le dice a sus seguidores: “Mira, pronto vendré, y mi recompensa será conmigo para dar a cada uno conforme a su obra”.

Es necesario que tengamos en cuenta que Jesús viene a juzgar y también a recompensar. Estos no son “freebies” ilimitados, pero son recompensas basadas estrictamente en lo que hemos hecho durante todo nuestro tiempo vivido en la tierra.

Hay muy pocos predicadores anunciando este tema en la actualidad, en gran parte es porque la mayoría no quiere ser acusado de promover una fe basada en las obras. Y es más habitual escuchar sermones sobre la gracia que acerca del tema en cuanto a las recompensas celestiales.

Me pregunto, si el péndulo no ha oscilado demasiado hasta el otro extremo. Finalmente, hay docenas de Escrituras que anuncian estas recompensas, incluyendo las que se basan en las obras de la Biblia.

– Ad –

En el Tanakh, por ejemplo, encontramos lo siguiente:

Isaías 40:10 “Mira, el Señor Dios vendrá con mano fuerte, y su brazo gobernará para él, vea, su recompensa es con él y su recompensa delante de él” .

Isaías 62: 11-12 “El Señor ha proclamado hasta los confines de la tierra: Di a la hija de Sión: Mira, tu salvación viene, mira, su recompensa es con él y su recompensa delante de él”. Ellos los llamarán El Pueblo Santo, los Redimidos del Señor; Y seréis llamados buscados, una ciudad no abandonada.

Salmo 18:20 “El Señor me recompensó conforme a mi justicia, y según la pureza de mis manos me ha pagado”.

Seremos recompensados cuando Dios trae todas las cosas a la luz en el tribunal de Elohim cada acto, cada pensamiento, cada palabra, cada hecho, cada intención.

Nuevamente Pablo explicó: “Todos debemos comparecer ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba su recompensa en el cuerpo, según lo que ha hecho, sea bueno o malo” (2 Co. 5:10).

Cuando realmente piensas en ello, esto tiene un significado profundo, ¿no? ¡Significa que todo tiene importancia y valor! Lo que hacemos mientras tenemos cuerpos no sólo tiene impacto hoy, mañana, el próximo año o incluso en unos pocos años; es lo que determinará lo que sucederá cuando muramos. Simplemente, cómo vivimos nuestras vidas tiene consecuencias eternas y sin excepciones.

Fuente Diario Cristiano Web

Compartir