Mujer testifica como un Angel la libró del mal

La autora norteamericana Angela Hunt cuenta la experiencia de como se encontró con un ángel quien la libró del mal.

Angela Hunt, de 60 años, vivió un intento de robo, pero fue protegida del delincuente cuando apareció un “ángel” que salvó su vida.

Angela estaba yendo a buscar su coche cuando caminaba atenta porque estaba sola en una calle oscura. “Hasta que, de repente, unos 20 metros por delante de mí, un hombre se detuvo y bloqueó mi camino”, relata.

Ella no percibió de dónde había salido y sintió miedo. “Sus ojos brillaban con amenaza, aunque él estaba sonriendo para mí, llevaba un asador de cuero marrón y lo abrió, como si me mostrara que no tenía armas, él comenzó a caminar en mi dirección”, explica.

“No había nadie más cerca, ningún coche estaba pasando, hasta las luces de la calle parecían débiles, y de repente percibí cómo la noche era oscura”, recuerda. “Yo pensé dentro de mi: ¡Corre, pero no hice nada más que estar parada, congelada en mi propio estado de shock, viendo a este hombre sonreír”.

– Ad –

Cuando imaginaba lo peor, Angela vio a otro hombre surgir repentinamente. “Yo pensé: ¿de dónde venía? No había nada más que una pared de ladrillos al frente. Él colocó los brazos en los hombros del otro hombre, y dijo al oído: ‘Usted no quiere hacer eso’, mientras empujaba al hombre contra la pared”, recuerda.

Movida por sus instintos, Angela salió corriendo hacia el estacionamiento. Curiosa para saber el desenlace de la situación, ella resolvió mirar hacia atrás. “No había nada en ese espacio más allá de una calzada vacía”, dijo ella, sorprendida. “Miré a todos los lugares que podrían haber ido, pero la única salida era la calle, y no había nadie allí.

Sintiendo miedo de investigar el paradero de los hombres, Angela entró en su coche. “Me senté, respirando con dificultad, y me acordé de los ojos de aquel hombre. Luego, recordé la silueta del que estaba de espaldas a mí, aunque no vi su rostro, escuché su voz tan tranquila”, señala.

Segundos después, Angela comprendió que había sido librada por un ángel. “Mientras yo conducía por la noche, creía con todas las fuerzas que había visto a mi primer ángel”, dijo. “¿Quién era el otro hombre, quién podría saber?”

Fuente Guíame

Compartir