Mujer con agresivo cancer de intestino, recibe sanidad antes de la cirugía

Luego de detactarle un avanzado cancer de intestino, Merilee testifica como Dios la sanó por completo antes de llegar a la cirugía. Los médicos afirman que se trata de un milagro y que no hay explicación.

Merilee sintió un dolor en su abdomen y supo que había algo extraño. “Fui al médico para saber de los informes de la biopsia, ella dijo: ‘Eso es tan raro y tan agresivo que prácticamente no hay datos sobre eso. “Usted no tiene más tiempo”, señaló la doctora.

Mientras estaba en el consultorio médico, Merilee, que tienen 67 años, supo que lo que tenía era mucho peor de lo que pensaba. Ella estaba con un cáncer raro y fatal y necesitaría una cirugía radical para quitarlo, que involucraban parte de sus intestinos.

Ella dijo: “Es un cambio de vida, donde usted acaba usando una bolsa permanente. El cáncer ya se estaba extendiendo “. Mientras todavía recibía el diagnóstico, Merilee oró. Y luego escuchó: “No abrace este cáncer, él no es suyo, no lo tome, usted va a luchar para su vida”, recuerda.

Merilee decidió que quería oír una segunda opinión. El nuevo médico ha prescrito un régimen riguroso y un agresivo tratamiento de quimioterapia con radiación. Ella sabía que era hora de cambiar su pensamiento sobre el cáncer. “Cambié mi vocabulario. Aquel cáncer no era mío. Ninguna enfermedad es para ser nuestra”, subrayó.

– Ad –

Ella accedió a comenzar el tratamiento. Merilee se aferró a las promesas de Dios en la Biblia. Inundó su casa con pasajes de la Biblia. Ella recuerda: “Imprimí cuatro páginas de versos de sanidad y aliento. Yo sé que fui rodeada por oraciones masivas y nunca me alejé de la Palabra”, cuenta.

“Usted sabe, como dice en Mateo 19:26: ‘Lo que es imposible para el hombre es posible para Dios’. Amigos y parientes de Merilee pasaron a orar por ella, mientras pasaba por la quimioterapia y la radiación.

Milagro y sanidad

Ella recuerda: “Yo apenas conseguía caminar después de un tiempo, yo estaba tan débil que apenas podía acostarse en el sofá, porque yo no podía hacer mucho. A veces, cuando el dolor era tan fuerte, yo citaba en voz alta las Escrituras “Todo lo que podía hacer era decir que Dios me estaba llevando en esa prueba tan difícil”, explica.

Después de 7 meses de tratamiento, Merilee fue al médico para un chequeo. El médico la sorprendió. “Quiero decirle una cosa, no hay evidencia de ningún tumor, no hay evidencia de cualquier radiación, eso es un milagro y está más allá de cualquier cosa”, afirmó el médico.

– Ad –

“Nunca he visto eso en mi vida, no hay nadie, nadie que pueda tomar crédito por eso, excepto Dios”, continuó el médico. “Si alguien fuera a examinarlo sin ver sus informes, ellos nunca sabrían que usted hizo ese tratamiento o que ha tenido cáncer “, subrayó.

“Me siento tan emocionada al oír esa noticia, esas son palabras que nunca crees que puedes oír, pero Dios intervino, él es fiel, su palabra es fiel, su palabra está viva”, dijo Merilee.

Hoy, más de cinco años después, ella permanece libre de cáncer y sabe que fue el poder de la oración que la llevó a través de esos días sombríos de quimioterapia y radiación. Ella cree: “Yo no estaría aquí sin el poder de la oración o sin la palabra de Dios que está viva y activa. No estaría aquí. Nunca pierdas la esperanza. No desista nunca. Jesus es fiel. Él está vivo y él es real. Yo sé que Él me conoce, fue una época horrible en mi vida, pero Dios me conoce. Estoy totalmente sana. Dios hizo algo hermoso”, concluyó.

Fuente Guíame

Compartir