“Jesús vino para salvar a los pecadores, heterosexuales y homosexuales”, señala John Piper

El pastor observa que los cristianos ponen mucha atención a esta cuestión, pero olvidan los pecados que son más destructivos, como la rabia, el orgullo y el egoísmo que están a diario en su vida.

El pastor John Piper abordó dos cuestiones. La primera de ellas fue: ¿La homosexualidad es realmente el peor pecado que existe? Y la segunda: Si no es, porque los cristianos se concentran tanto en esta cuestión? El canciller del Seminario Bethlehem respondió la primera pregunta.

Él mencionó que la homosexualidad no era el pecado más perjudicial. De hecho, él destacó que cree que la codicia, el orgullo, el egoísmo y la rabia son las cuestiones más dañinas y peligrosas que los creyentes viven a diario.

“Por un lado, los pecados de codicia, orgullo, egoísmo y rabia están más difundidos que cualquier atracción del mismo sexo o comportamiento homosexual”, dijo Piper. “Por otro lado, los pecados de codicia, orgullo, egoísmo y rabia son más sutiles y pueden ser disfrazados más fácilmente como aceptable”, alertó.

Él sigue: “Sí, el número de personas que están arruinadas en esta vida por los pecados de la codicia, el orgullo, el egoísmo y la rabia es mucho mayor que el número de personas destruídas por la orientación del mismo sexo o comportamiento homosexual pecaminoso. “Yo añadiría que las miserias sociales generadas por esos pecados también son mucho más grandes en alcance que cualquier otra causada por el pecado homosexual”, añadió.

– Ad –

Piper continuó con una especulación que explica tres posibles razones sobre la homosexualidad y las fuertemente denunciada en círculos cristianos. “La razón para que el comportamiento homosexual reciba tanta atención no es porque destruye a más personas.”

El pastor explica los motivos. “Pero porque, primero: genera alarde. Segundo: es un pecado público con defensores voraces. Y los que creen que la orientación del mismo sexo es una distorsión de la naturaleza y que puede resultar en relaciones homosexuales pecaminosas, son llamados, como yo estoy siendo llamado ahora, para dar, respuestas a preguntas como ésta y, por lo tanto, ser público sobre ello “, indicó.

Piper terminó su mensaje recordando a los creyentes que Jesucristo murió por todos – y mientras cuestiones como ésta pueden dividir a la sociedad, Jesús puede unir. Pra finalizar, él dice: “Jesucristo, el Hijo de Dios, vino al mundo para salvar a los pecadores – heterosexuales y homosexuales”, concluyó.

Fuente Guíame

Compartir