El técnico del Liverpool declaró “No hay dioses del fútbol, pero hay un Dios que nos ama”

Jurgen Klopp, el técnico del Liverpool confiesa ser cristiano y que tener una relación con Dios cambió su vida.

Ganador de 18 copas del Campeonato Inglés y 5 de la Liga de Campeones, el Liverpool FC tiene un pasado de gloria, pero estaba viviendo una etapa sin brillo durante una década. Cuando llegó el alemán Jurgen Klopp como entrenador, en 2015, los “reds” volvieron a destacarse en el fútbol internacional.

La expectativa de sus aficionados es que el equipo vuelva a ser protagonista en el escenario deportivo mundial. Ellos han preparad un lema “In Klopp we trust” (Em Klopp nós confiamos) el cual se ve frecuentemente en bandas y camisetas durante los partidos del Liverpool.

Klopp se muestra muy reservado y no habla mucho de su vida personal. Pero al principio de su carrera, cuando estaba al mando del club alemán Mainz, dio algunas declaraciones sobre su fe cristiana que sorprendieron. Tras una derrota de su equipo, un reportero preguntó si los “dioses del fútbol” estaban contra él.

– Ad –

El técnico fue incisivo: “no hay dioses del fútbol, pero existe un Dios que nos ama así como somos, con todas nuestras peculiaridades. Pero somos nosotros quienes debemos marcar nuestros propios goles “. Y luego dijo que su “relación con Dios cambió su perspectiva de vida”.

El entrenador explicó que la opción por el fútbol siempre le generó problemas en la casa. “Cerca de los 13, 14 años, surgió la discusión: ¿puedo jugar el domingo por la mañana, aunque sepa que debería concurrir a la iglesia? Pronto entendí que había mucho tiempo en el resto de la semana para dedicarle a la fe.

En una entrevista reciente, fue indagado por su “filosofía del fútbol”, y Klopp aseguró que su fe era más importante para él que el juego. “Soy un creyente, pero no hablo mucho de eso. Si alguien pregunta sobre mi fe, yo le explico. No tengo la pretensión de ser algún tipo de misionero, pero cuando me miro y miro mi vida, me siento guiado por las manos divinas. Creo que es una pena que otras personas no puedan vivir esa sensación de seguridad, finalizó.

Fuente Gospel Prime

Compartir