No sirve usar falda debajo de la rodilla y tener lengua juzgadora, alerta Pastora

La pastora Helena Tannure explicó lo importante que es luchar contra la religiosidad para no juzgar a los demás.

La pastora Helena Tannure alertó a los cristianos sobre la religiosidad y cómo puede perjudicar la intimidad con Dios. Cuando exponía su predicación en el culto, destacó que hay que juzgar menos. “Usted cuenta para todo el mundo que no mira la novela, pero sigue siendo chismoso. Porque su impulso carnal, que es el chisme, continúa en su control “, señaló.

“Usar la falda debajo de la rodilla, no ‘rasurar’ debajo del brazo, no usar pendientes, dejar cerrar los orificios de la oreja, dejar que su pelo crezca, no teñirse el cabello. Esto es ordenanzas de hombres. No estoy aquí condenando a quien se siente sirviendo al Señor de esa manera. Pero, comúnmente las personas que asumen esas prácticas las exigen a los demás”, subrayó.

“Está hablando del otro, pero no fue Jesús quien mandó hacer eso. No fue Jesús quien habló que puedo usar barba o no. No fue Jesús quien habló que mis pendientes me convertían en Jezabel. Quien te habló eso fue tu corazón corrupto y juzgador”, agrega.

– Ad –

¿Cumplir con ciertas condiciones exteriores te asegura tu buen caminar? “Usted no usa pendiente grande, usted tiene la falda debajo de la rodilla, usted no ‘rasura’ debajo del brazo, su pelo está intacto, pero su lengua es grande y juzgadora. ¿Qué religión es esa? No tiene nada que ver con el cristianismo. Es una apariencia de justicia, apariencia de humildad”, alerta a las cristianas.

“Ahora, yo conozco a personas que tienen toda esa práctica y que se sienten agradando a Dios así. Pero, hay una calidad en ellas, que miran a una chica de pelo colorido y toda tatuada y consigue ver a Dios en la niña. “Ella no juzga a la niña por el embalaje”, explica.

Pero los verdaderos cristianos no se deben guiar por las apariencias, porque la biblia dice que Dios mira el corazón.

“Ella conoce a la niña y tiene la humildad de llegar cerca, oír la experiencia de la niña con Dios y entender: ‘Es ahí donde está el Espíritu Santo’. No importa cómo está en el exterior, no importa si le gusta usar pantalones vaqueros rasgados. Cuando ella abre la boca, derrama el Espíritu Santo de Dios.

– Ad –

“En cambio, yo ya conocí gente que siempre tiene el dedo en preparado para apuntar. “Mira aquella allá, va al infierno. ¿Y tú con ese pelo, hermana? Y tú con ese pantalón, hermana? ‘. Un día fui a leer un comentario de una predicación mía y una persona me desacató a causa de mis pendientes”, recuerda la pastora.

“¿De verdad? No tengo la pretensión de ser unanimidad. Dios no me va a usar para alcanzar a todas las personas. Pero me siento muy triste cuando la persona no quiere ni oír ni conocer la obra maravillosa de Dios en mí, por qué algún día ella recibió la instrucción de una falsa justicia. De una falsa humildad, porque si ella estaba realmente llena del Espíritu Santo de Dios, obedeciendo los preceptos divinos, siendo transformada a la imagen y semejanza. Si ella no fuera sólo una oyente, pero si ella fuera discípula de Jesús, ella iba a manifestar la gracia de Jesús, destacó la pastora.

¿Cómo te encuentras tú hoy? ¿Te sientes identificada? es un buen momento para examinarse y reflexionar.

Aquí el enlace de la predica:

Fuente Guíame

Compartir