Hombre muere con Biblia en mano, Predicando el Evangelio a su asesino

Un trabajador de 21 años del Ejército de Salvación en Cleveland, Ohio, murió luego de ser baleado en la cabeza con su Biblia en la mano, mientras predicaba el Evangelio.

Quienes conocieron a Jared Plesec dicen que dedicaba sus días a vivir para Cristo enseñando a otros acerca de Dios.

“Jared era un empleado (trabajador juvenil) y miembro de la iglesia del Salvation Army Temple Corps Community Center en Collinwood. Jared murió mientras vivía, compartiendo el amor de Dios. Jared falleció con el uniforme completo del Ejército de Salvación con su Biblia en la mano, dejando su casa en su día libre para ser voluntario en Red Kettle de The Salvation Army “, según un comunicado del Ejército de Salvación.

“En los últimos dos días, cientos de personas, en su mayoría jóvenes, acudieron al Ejército de Salvación en Collinwood para rendir homenaje a la vida de Jared. Todos tenían una cosa en común, Jared los amaba, se preocupaba por ellos y cambió sus vidas”.

“Hoy sentimos una gran pérdida porque arrebataron a Jared demasiado pronto. Sin embargo, nos regocijamos de que esté en el cielo con el amoroso Padre Celestial sobre el que habló a tanta gente”.

– Ad –

La policía detuvo a William Jones, de 27 años, vinculado con el asesinato. Según los informes, Jones fue a robar luego de matar a Plesec, antes de ser capturado en Lakewook. El sospechoso ha sido acusado de asesinato agravado, hurto mayor y ademáspor huir.

Los testigos dijeron que Jones mató a Plesec cuando compartía la Biblia con él. Plesec, quien era profesor de estudio bíblico, fue caracterizado como inteligente, dulce y lleno de fe, y muchos hermanos en la fe declararon que él habría podido perdonar a su agresor.

“Hablaba con Jared a menudo y decía que no tenía miedo. Yo decía ‘Jared, ten cuidado en las calles’. Él dijo: “No tengo miedo. Sé a dónde voy”. Él sabía el morir es ganancia. Él sabía lo que creía. y aseguraba que si algo le ocurría, él estaría bien”, agregó un testigo.

Según algunas declaraciones aseguran que el joven maba al Señor con todo su corazón. Concurría a cualquier barrio. No le tenía miedo a nada. Quería que las personas supieran lo que se suponía que debían hacer y cómo vivir sus vidas. Sostienen que era una persona maravillosa.

Fuente Noticias Cristianas

Compartir