Atleta comparte el evangelio con jugadores del Corinthians

Vagner Lopes cuenta que comparte con los jugadores del Corinthians el amor de Dios tras ser liberado de las drogas por medio de Jesús.

Cada semana Vagner Lopes se acerca al CT Joaquim Grava para compartir con los jugadores del Corinthians estudios bíblicos y conversar sobre cómo ellos pueden llevar a cabo la fe antes de cada juego.

Ahora Vagner Lopes dedica sus días como pastor, y va al CT Joaquim Grava cada semana. Se reúne con los jugadores del Corinthians para hablar de Dios y poner en marcha la fe ante cada partido. El misionero logró conquistar la confianza y admiración de los atletas, primeramente, por la sencilla manera de transmitir el mensaje del Evangelio, y además por su historia de vida que se asemeja a la de muchos jugadores.

Como fundador de la Iglesia Cristiana Familia Comunidad Fold, Vagner siendo pastor comenzó a asistir al club por ser amigo del jugador Jo y ha seguido de cerca la campaña del equipo hacia el título de 2017. Actualmente, Vagner continúa reuniendose con jugadores del Club a pesar de muchos cambios.

Realizan reuniones una o dos veces por semana, mayormente antes de los partidos, mientras que los jugadores están en concentración. Durante el año pasado, 15 jugadores participaban en los encuentros, entre ellos, Jô, Cássio, Fellipe Bastos, Giovanni Augusto, Guillermo Arana y Moisés. Este año, algunos atletas dejaron el club y el grupo está siendo reorganizado, pero el guardameta Cássio asumió el liderazgo y Fagner y Pedrito también están siempre presentes.

– Ad –

Pastor Vagner señaló que el objetivo de los encuentros no es valorar una religión, sino hablar del amor de Dios y poder alcanzar algunos consejos a los jugadores, respecto a los valores morales y la importancia de la familia.

Él sostiene que la idea no es llevar ninguna placa, si no hablar nada más allá del reino de Dios. La confianza es el vínculo principal, y asegura que primero se deben romper esos paradigmas que sólo alejan.

Vagner sostiene que los encuentros han fortalecido la unión del grupo, y se refleja en su relación dentro y fuera de campo.

Testimonio

Él salió de casa todavía muy joven, con 12 años, para actuar en la categoría de base del Guaraní e intentar la vida en el campo de juego. Se hizo profesional en el equipo de Campinas y participó en equipos como el Juventus, de la Mooca, y el Ituano. Pero las drogas fueron el gran obstáculo de su vida.

– Ad –

Su padre falleció cuando tenía 3 años. La familia no estuvo presente en la educación y a los 11 años, estuvo en contacto con la muerte, sin ganas de vivir.

Su condición física no era buena, pero Vagner todavía intentaba mantenerse en el fútbol. Con la ayuda de un amigo, jugando en el Primaveira de Indaiatuba logró retomar el camino correcto. Después de tener una experiencia con Jesús, él considera que su recuperación fue un milagro.

“Yo estaba con principio de depresión, sin rumbo, sin perspectiva, miraba la situación y percibía que yo no conseguía tener éxito, ese amigo me presentó ese propósito, y todo cambió: Decidió entrenar, vencer la adversidad. “Fueron seis meses de lucha contra abstinencia, deshaciendo alianzas con amistades, tomando conciencia. Comenzó a aplicarse, entrenar fuerte de nuevo. “Fue un milagro, eso trajo la liberación, hace 25 años que no sé lo que es droga”, dijo.

Vagner relató que logró mejorar en la carrera, volviendo a jugar en Ituano e incluso teniendo un paso por el Real Madrid en 1994, pero una lesión lo hizo volver a Brasil. También jugó en el XV de Piracicaba, en el Banfield-ARG y pasó por el fútbol de Estados Unidos, pero el llamado ministerial fue más fuerte. Cambió el futbol por el campo misionero y luego fundó el ministerio Aprisco de la Familia.

Fuente Guíame

Compartir