500 mil evagélicos oran en las calles de Ucrania

Actualmente Ucrania continua en conflicto con Rusia, y frenta a las circunstancias, los cristianos tomaron la iniciativa de orar para buscar la paz.

El domingo 17, alrededor de 500 mil evangélicos se reunieron en la plaza central de Kiev para celebrar los 500 años de la Reforma Protestante y alabar a Dios.

“Muchos han viajado desde otras provincias para ser parte de esta celebración, agradeciendo a Dios por la posibilidad de poder de predicar con libertad el Evangelio en su país y celebrar la fidelidad de Dios“, destacó Sergey Rakhuba, miembro de la organización Mission Eurasia.

La celebración se llevó a cabo luego de que el presidente de Ucrania,Petro Poroshenko, firmara una orden para celebrar los 500 de la Reforma Protestante.

Sergey fue sorprendido al ver que a pesar de que medio millón de personas habían asistido voluntariamente a las calles, este suceso no trascendió ni fue reportado por la prensa internacional.

Muy pocas personas o medios quieren reconocer que el movimiento evangélico está dando un paso poderoso. La Iglesia Evangélica está en un constante crecimiento en esta nación, pero los medios no lo dan a conocer.

– Ad –

Así mismo, la Misión de Eurasia celebra junto con la Iglesia Ucraniana y alienta a los cristianos de todo el mundo apoyandolos en la oración, asegurando que no se encuentran solos y que pueden contar con el Cuerpo de Cristo.

Crecimiento espiritual

Sergey comunica que los ucranianos están realizando actividades misioneras más allá de sus comunidades. Sostiene que Ucrania se está convirtiendo en potencial “granero” misionero para sus países vecinos.

“Pido oración para que la Mission Eurasia pueda llevar estas iniciativas a otras naciones y para que podamos equipar a la próxima generación”, añade misionero.

“Mientras Ucrania está conmemorando la fidelidad de Dios, Rusia está oprimiendo a muchos grupos evangélicos, tratando de politizar el campo espiritual y limitar muchos evangélicos de realizar sus actividades”.

Fuente AnteelPeligrodeApartarsedeDios

Compartir