Incendios, huracanes y terremotos atormentan la tierra ¿El fin se acerca?

Luego del eclipse en los Estados Unidos, una serie de catástrofes naturales se manifestaron al rededor del planeta. ¿Qué está sucediendo? Muchos aseguran que estamos en el fin de los tiempos.

Un terremoto de magnitud 8,4 azotó México, terminando con la vida de 61 personas y causando un tsunami. El Servicio Geológico de los Estados Unidos reportó varias réplicas, la mayoría registrando más de la magnitud 5.

La agencia de protección civil de México comunicó que este fue el terremoto más fuerte que se registró en la capital desde 1985, el cual destruyó partes de la ciudad de México, causando la muerte a miles de personas.

Predijeron olas entre 0.3 y 1 metro para las Islas Cook, Ecuador, El Salvador, Fiji, Polinesia Francesa, Guatemala y Kiribati. Las olas de menos de 0,3 metros se pronosticaron para países como Australia, Japón y Vietnam.

Estos terribles desastres naturales están impactando algunas parte del mundo. Texas sufrió el desastre natural más grave de la historia de Estados Unidos cuando el huracán Harvey se estrelló contra la costa del Golfo hace dos semanas. El huracán arrojó un récord de 51.88 pulgadas de lluvia, causando 38 muertes y 190 millones de dólares de daños causados ​​por las inmensas inundaciones.

– Ad –

Los incendios forestales fueron otro fenómeno que perjudicó a ocho estados del oeste de Estados Unidos, produciendo el desalojo de miles de personas. Millones de hectáreas de bosque fueron consumidas por el fuego la semana pasada. En California, el incendio de La Tuna cerca de Burbank ha quemado casi 7.200 hectáreas, siendo en el incendio más grande en Los Ángeles.

La Florida fue golpeado por el huracán Irma, el segundo de los tres huracanes nacidos bajo el eclipse solar que pasó sobre el Océano Atlántico hace menos de tres semanas. Irma, un huracán de categoría cinco, fue la tormenta más fuerte sobre el Atlántico y registró vientos de más de 190 mph. El Caribe registra por lo menos 13 personas fallecidas por la tormenta. El jueves, la tormenta sacudió Puerto Rico, y como consecuencia un millón de personas quedaron sin electricidad y 56.000 personas sin agua.

Sin embargo, otro huracán llamado José, alerta a la población mientras se desarrolla en el Océano Atlántico.

Una semana antes de que el eclipse solar se produjera en los Estados Unidos, Breaking Israel News publicó un artículo sobre una predicción en el Yalkut Moshe, escrito por el rabino Moshe ben Yisrael Benyamin en Safed en 1894. Rabí Benyamin predijo que cuando un eclipse solar ocurre al principio del mes hebreo de Elul, como es en éste caso, “es una mala señal para las otras naciones, trayendo daño grande a los reyes del este, y trayendo grandes tormentas y muerte a los animales.”

– Ad –

Aunque los meteorólogos anunciaron que los tres sistemas de tormenta bajo el paso del eclipse no serían huracanes significativos, cuatro días después, se reveló que la predicción del Yalkut Moshe era correcta. El rabino Daniel Asore señaló las catástrofes naturales relacionadas con el final de los tiempos.

“Se trata de un fenómeno natural, pero realmente está destinado a afectar a la gente”, declaró Rabi Asor a Breaking Israel News. “Los desastres naturales son como una advertencia, como un padre abofeteando la mesa para advertir a sus hijos de que están haciendo algo que lo enoja”.

Al momento del eclipse la mayor preocupación fueron las relaciones problemáticas entre los EE.UU. y Corea del Norte. El rabino Yosef Berger, el rabino de la Tumba del Rey David en el Monte Sión, señaló a los “reyes de Oriente” en la profecía como Kim Jong Un, el líder autoritario de Corea del Norte. Luego del eclipse, la situación empeoró. Corea del Norte lanzó un misil sobre el espacio aéreo de Japón e inició una prueba subterránea de una bomba de hidrógeno.

Fuente AnteelPeligrodeApartarsedeDios

Compartir