Milagro sana a Joven con cancer con metástasis a través de la oración

Jordan cuenta que fue diagnosticado de cáncer el cual ya se encontraba en la etapa cuatro, alcanzando su cerebro y estómago. Pero un milagro ocurrió y fue sanado.

El cáncer es una de las enfermedades que más atormenta. Jordan Lawhead fue diagnóstico de cancer cuando descubrieron un melanoma maligno en su cuello. “Recuerdo oír al médico caminar por el pasillo, estaba sentado, percibía la mirada en su cara, la noticia no era nada buena”, explicó.

Actualmente se cumplieron seis años desde que Jordan hizo una cirugía para quitar el melanoma. Pero a los 23 años, nuevamente una mala noticia. El cáncer había regresado y esta vez en la etapa cuatro, extendiéndose por su cerebro y otras partes de su cuerpo. “Estaba en todo mi cuerpo, en mi cabeza, en mi cuello, en mi estómago, en mi espalda, en mis pulmones, en todas partes”, comentó.

Una vez iniciado el tratamiento, los médicos de la Universidad de Vanderbilt determinaron para Jordan sólo seis meses de vida. “Me sentía quebrantado, completamente destrozado, devastado”. El padre de Jordan no lograba comprender la noticia. “¿Por qué, Señor, por qué no yo?”, Decía su papá. “Yo preferiría ocupar su sitio y padecer todo ese sufrimiento, su dolor y agonía.”

– Ad –

Los médicos rapidamente iniciaron la radiación para disminuir el tumor en el cerebro. También realizaron dos cirugías de emergencia para quitar parte de su intestino y apéndice. Entonces, la esperanza de vida de Jordan fue desecha pocos días después cuando los médicos hallaron un tumor en su cuello que había crecido muy rápido. “Amenazaba con presionar su traquea”, explicó el Dr. Ivan Puzanov. Estos imposibilitaría la respiración, produciendo su muerte inmediata.

Solución fatal

El médico explicó que la única salida era una droga llamada Interlueukin-2, considerada fatal. “Entonces, fuimos presionados para hacer el trato arriesgado en circunstancias aún más riesgozas”, señaló Puzanov. “Necesitábamos dos días para decidir”. Y fue en ese momento que tuve que decidir creer que Dios nos hizo como individuos y no estadísticas “, agregó Jordan.

Jordan tendría que atravesar por cuatro rondas, con una hospitalización de cinco días cada una. Una noche, mientras su padre dormía junto a él, pensó: “Yo realmente no siento que me amas, la gente dice que nos amas, leí en la Biblia, pero ahora no siento que me amas”, confesó.

– Ad –

“Me acosté y mi padre estaba limpiando mi cara y mi barbilla y fue en ese momento que abrí mis ojos y me di cuenta de que el amor de Dios no es sólo una sensación”, aseguró Jordan. “Es tan real como la gente en nuestras vidas, encontrándonos en los lugares más sombríos diciendo: ‘Estoy aquí para ti.’ Es ese lugar, es ese momento, esas manos, ese corazón, ese amor , tiene que venir de algún lugar”. Jordan y sus padres permanecían en oración por su recuperación. Cientos de personas comenzaron a orar por él. “Yo tuve una suerte extraordinaria, había personas ancianas orando por mí, hasta quienes no me conocían me escribían mensajes de oración”, destacó.

Milagro

Los tumores comenzaron a minimizarse luego del primer tratamiento, logrando que Jordan este fuera de peligro inmediato. Los meses consecutivos, soportó otras tres rondas de Interleukin. Y 18 meses después de que Jordan fue diagnosticado, esperaba una vez más el informe del médico. Jordan asegura que el poder de Dios intervino para devolverle su sanidad.

Ocho años atrás, Jordan fue diagnosticado con seis meses de vida. Hoy, es un hombre de 31 años, sin cáncer en el cerebro ni en su cuerpo. Hoy, Jordan es compositor y músico. Se dedica a acompañar jóvenes que pasan por las mismas situaciones de vida a través del ministerio You Inspire. Él agradece a Dios por su misericordia.

“Dios me enseñó a depender solamente de Él, y a verlo como Él es y como yo soy”, señaló Jordan. “Yo no tengo control, él tiene el control de todo, y cuando deposito mi confianza en él, con toda mi vida, mi alegría, mi carrera y planes, puedo ser alegremente dependiente de él porque él es misericordioso”, concluyó.

Fuente Guíame

Compartir