Cristiana perdona al asesino de su hijo y ahora estudian juntos la Biblia en la prisión

Su primer paso fue perdonar al joven que mató a su hijo, y ahora Marcia comparte con él estudios bíblicos en la cárcel.

Es inimaginable pensar en conocer a la persona que asesinó a tu hijo. Para muchos de nosotros es imposible pensar en enfrentar un momento como ese. Pero una madre fortalecida en la fe de Jesús comenzó un ministerio en prisiones luego de encontrar y perdonar al asesino de su hijo. Pero no se conformó solo con eso, ella decidió comenzar a estudiar la Biblia con él.

“Un año después de que mi hijo murió, encontré a su asesino, y se convirtió como un hijo para mí”, asguró la madre Marcia Santos. “Mientras comencé con los estudios bíblicos, Dios me dio un sueño donde me mostró paso a paso qué hacer para ayudar a los internos locales”, señaló.

“Pedí a Dios que me enviara más voluntarios con un corazón vuelto a ese ministerio”, y agregó que ahora siente que cada alumno que se acerca es como uno de sus hijos, informa la Revista Adventista.

– Ad –

Curso bíblico

Los presos de Itabuna, municipio brasileño del sur del estado de Bahía, actualmente pueden solicitar una reducción de pena luego de finalizar un curso bíblico ofrecido por la Iglesia Adventista del área, de la cual Marcia es miembro. El proyecto “Jesús en la prisión” ya está llevándose a cabo, con 12 alumnos que están por recibir sus certificados.

“Yo conocí a Dios en el peor momento de mi vida, era una vergüenza”, declaró un preso tras haber completado el curso. “Pero Dios me fue revelado a través de la Palabra de Dios, y comprendí lo que Él quiere para mi vida”, agregó.

El contenido del curso se divide en 18 clases y en cinco o seis sesiones que pueden llevarse a cabo en el período de un mes, según las actividades de la prisión. Al final del curso, los alumnos reciben un certificado y el derecho a una reducción de sentencia de un día durante 12 horas.

– Ad –

Recuperación de personas

Para el juez de imposición criminal de Itabuna, Antonio Carlos Maldonado, los beneficios y resulatados del proyecto van mucho más allá de una reducción de la pena. En la reunión del 9 de mayo, al abordar a los doce alumnos que obtuvieron los certificados del curso, Maldonado reafirmó su apoyo asegurando la rentabilidad de dar un curso bíblico. “Queremos que los prisioneros se reinserten en la sociedad y no hay mejor forma que estudiando la Palabra de Dios”, señaló.

Actualmente hay 1,290 presos en la cárcel de Itabuna, y 400 de ellos mostraron gran interés en ser parte de las próximas clases del curso bíblico. Para el director de la prisión de Itabuna, Adriano Jácome, participar en el curso ayudará a los presos a estar preparados para la transición de vuelta a la sociedad. “Estas son personas que regresarán a la calle en cualquier momento”, explicó. “Hemos sido tetsigos que aquellos que desarrollan su fe se convierten en personas diferentes cuando salen”, concluyó.

Fuente Guiame

Compartir