Estrella del Futbol Americano Predica el Evangelio y Trabaja para Cristo

Tim Tebow es la estrella del futbol americano y testifica de la obra que realiza para cristo en su día a día. Su objetivo es presentar a un Dios que nos ama y tiene un plan para nuestras vidas.

FILIPINAS. – La estrella de la NFL, Tim Tebow, tiene su Fe en jesús y en el evangelio, y ha demostrado que tiene una conexión especial con los filipinos. Tebow nació y pasó la mayor parte de su vida en Filipinas.

La fundación caritativa creada por el jugador, “Tim Tebow Foundation” a menudo realiza viajes de misión al país del sudeste asiático, con quien sostiene esta afinidad singular.

“Estoy encantado con la gente filipina. Son tan amables y acogedores. Son las personas más bellas del mundo. Yo siempre regreso aquí, a dar toda mi ayuda hacia ellos y compartir el amor de Cristo. Este es realmente un sueño hecho realidad”, dijo Tebow en una entrevista con la revista People.

Destacó que estas obras son tan solo el comienzo y que aún hay mucho por hacer por estas personas. “Estamos empezando, porque hay mucho qué hacer y hay muchas personas que necesitan nuestra ayuda”, afirmó Tebow.

– Ad –

“Nuestro objetivo es llevar esperanzas a las personas, compartiendo el amor que ellos nunca tuvieron y enseñarles que a un Dios que los ama y que tiene un plan para su vida. Creo que cuando usted está en un sitio como Filipinas, toma conciencia de la importante que es realizar estas obras”.

En el último viaje realizado, Tebow asistió a un orfanato y predicó el Evangelio para quienes se encontraban allí, también en las escuelas y en las cárceles.

Otra visita importante fue acercarse al “Tebow CURE Hospital”, un hospital abierto por su fundación en 2014.

Tebow manifiesta cuan contento está de saber que el hospital ha ayudado a más de 3.300 pacientes que no pueden participa de una adecuada atención médica. “Lo particular del hospital es que tiene una sala de juegos especiales, un espacio dedicado a los niños que tienen su situación muy delicada y grave”, dijo.

Él cuenta que en su hospital, “los niños vienen cargados por otras personas, pero salen marchando por sí solos”. “Vienen tristes, pero se retiran con gran alegría, con la cabeza en alto”.

Fuente: Diario Cristiano Web

Compartir
Loading...