Jefe de policía dirige a nuevos guardias con la Biblia

El jefe de Policía de Salta exhortó a los nuevos guardias, a realizar su trabajo con los principios ideológicos y morales de Jesucristo, en un mensaje donde destac varios versículos de la Biblia.

ARGENTINA.- El jefe de Policía de Salta exhortó a los nuevos guardias, a realizar su trabajo con los principios ideológicos y morales de Jesucristo, en un mensaje donde destac varios versículos de la Biblia.

“El apóstol Pablo nos explica que toda autoridad es establecida por Dios. Eso quiere decir que de alguna forma Dios intervino en nuestro corazón para que optemos por ser policías. Y elegimos ese camino, y hoy estamos acá por la voluntad de Dios. Y si estamos acá es porque Él tiene un propósito en nuestras vidas”, dijo Marcelo Lami, cuando comenzaba su discurso, informan medios del lugar.

Marcelo continuó explicándole a sus subordinados: “Jesucristo dice, si alguno me sirviere sígame y mi padre le honrará”. Que honor y honra es hacer la voluntad de Dios, representar a la autoridad de la fuerza pública. Debemos brindar nuestro mejor servicio conforme a los valores de Jesucristo, honestidad, honradez, humildad, mansedumbre, templanza, lealtad y fidelidad”.

– Ad –

“Nuestro trabajo es interrumpir y acabar con la violencia, aunque a veces salimos lesionados, las patrullas apedreadas, otras tantas tambien procesados y hasta nos quedamos sin trabajo por no corrompernos, esa es la realidad”.

“Pero este es el trabajo que elegimos, frenar la violencia, restaurar la paz social, restaurar el orden, para ser útil a la sociedad”, dijo. Con énfasis explicó que el trabajo policial debe realizarse basándose en los principios de Jesucristo para que sea un camino verdadero de Justicia.

“Si eres fiel, Dios te honrará a su forma, pero no deben pretender un reconocimiento, porque el mayor reconocimiento lo recibimos en las personas que salvamos, de las niñas que rescatamos de la trata de personas, de los padres de los chicos que los devolvemos al hogar, de las madres angustiadas que abrazaron a su hija desaparecida. Ese es el agradecimiento que debemos esperar”.

“Lo que no tiene que faltar en nuestro corazón es el propósito de servicio, de entregarse por el bien del otro, sino le gusta renuncie”, concluyó el oficial.

Fuente Acontecer Cristiano

Compartir