Deben usar Bikinis las mujeres cristianas en la playa?

El tema siempre polémico que inquieta a los cristianos es como las niñas del grupo de jóvenes se dirigen a la playa y las piscinas para retiros y vacaciones de la iglesia.

En caso de usar bikini? En caso de que se quiten la camiseta? Dónde está esa línea de modestia discutida siempre?

John Piper nos habla de la cuestión:

Mi idea no era volver a empezar con las normas o las directrices, pero para comenzar con Dios y el Evangelio, la Biblia y el Espíritu, la fe y la alegría, cosas profundas tienen que suceder en una mujer y el alma de un hombre antes de que comiencen a pensar y percibir acerca de estas cosas de tal forma que honre a Dios. Me limitaré a decir esto a cualquier mujer, cualquier hombre que se viste de manera inapropiada: Hasta que Dios se haya convertido en lo más preciado, hasta que su propio pecado sea lo que más aborrece, hasta que la Palabra de Dios sea su autoridad máxima, más preciosa que el oro, más dulce que la miel, hasta que el evangelio de la muerte de Cristo sea la noticia más preciada en el mundo para usted, hasta que haya aprendido a negarse a sí mismo, dejando placeres a corto plazo para el bien y la santidad a largo plazo, hasta que haya venido el amor del Espíritu Santo, hasta que sienta que todo es pérdida en comparación con el valor supremo de conocer a Cristo, su actitud hacia su ropa y su aspecto será controlada por fuerzas que no lo hacen honrar a Cristo.

– Ad –

Eso no significa decir solo “no harás”. Pero recordemos lo que las escrituras dicen como 1 Timoteo 2: 9 “Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos”.

Piper ofrece estos tres consejos:

1) Cuando se trata de pautas que surgen del Evangelio, comenzar con su persona y los miembros de los ministerios que están en la delantera. No empiece con todo el mundo. Empezar a trabajar desde adentro hacia afuera de manera que sea una forma de vida, una transformación profunda. Y pronto será exteriorizada de manera natural.

2) Los padres deben comenzar por ser pacientes. Eso no es fácil, pero es una prioridad racional, en lugar de atacar la forma en que se visten los jóvenes, debe educarlos en la Palabra enseñándole el camino que Dios quiere para todo cristiano, guiándolo y mostrándole los pasos correctos para honrar a Dios en todo tiempo.

3) Sembrar el sentido de alegría aprendiendo que la modestia es hermosa. Renunciar a nuestros propias deseos y pensamientos. Desde mi propia experiencia, sólo estoy testificando ahora como un hombre que ha sido un adolescente y ahora un adulto y puedo dar fe sin ninguna duda de que en todas las épocas de mi vida, la atracción por la vestimenta en las mujeres es menos atractiva que la belleza modesta.

Fuente Charisma News

Compartir