3 consejos para una vida feliz

A través de la Palabra de Dios, encontramos una serie de principios que guían nuestra vida para evitar que caigamos en depresiones o tristezas profundas, y encontremos ese camino de felicidad para nuestras vidas...

Cada persona en todo rincón del mundo tiene el deseo de ser feliz. De hecho, gran parte de lo que hacemos está motivado por ese deseo, sin embargo, hay muchas personas que no están contentas con sus vidas, ya que se esfuerzan por conseguir la felicidad en el camino equivocado.

A través de la Palabra de Dios, encontramos una serie de principios que guían nuestra vida para evitar que caigamos en depresiones o tristezas profundas, y encontremos ese camino de felicidad para nuestras vidas.

1) Toma una decisión

La verdad es que nunca serás verdaderamente feliz si no tomas la decisión de ser feliz, no importa cuales sean sus circunstancias. Debido a que la verdadera felicidad divina no se basa en lo que está sucediendo a nuestro alrededor.

Una de las definiciones que describe la felicidad como el producto de esperar que suceda algo bueno para usted. Esto significa que incluso si algo bueno no me está pasando en este momento, puedo tener esperanza sabiendo que algo bueno va a pasar. No tenemos que esperar en nuestras circunstancias para ser felices o no.

– Ad –

No siempre podemos controlar nuestras circunstancias o lo que nos pasa, pero podemos elegir nuestra actitud. Y nadie puede quitar nuestra esperanza en Cristo, ni debe permitir que lo hagan. La clave de esto es creer lo que dice la Palabra de Dios sobre nosotros, sobre todo acerca de lo que somos como su creación y la salvación que tenemos en Jesús.

2) Negarse a sí mismo

Otro principio bíblico que garantiza nuestra felicidad se encuentra en Mateo 16:24 : “Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere ser mi discípulo, que se niegue a sí mismo y tome su cruz, y sígame ”

Con más claridad, si quieres ser feliz, usted tiene que aprender a dar su vida por la borda, o dejar a un lado sus deseos para ver la voluntad de Dios manifiesta en su vida. Esto no es fácil al principio, porque, naturalmente, somos personas egoístas, acostumbrados a pensar en nosotros mismos en primer lugar. Sin embargo, con el fin de vivir de verdad, tiene que morir a sí mismo primero. No estoy hablando acerca de la muerte física, sino estar dispuesto a renunciar a sus deseos para que Dios lo guie según su propósito indicandole que es lo importante para Dios, que mayormente difiere de nuestra propia opinión.

Y tomando nuestra cruz para seguir a Jesús es todo acerca de perder de vista a nosotros mismos y nuestros propios intereses por lo que podemos decir: “Aquí estoy, Dios doy mi vida para Usted y yo quiero que me utilice en cualquier manera que usted desee y trabajar a través de mi vida “.

3) Agradar a Dios

También tenemos que entender que si dejamos que otras personas dirijan nuestras vidas, no seremos felices. Dios te creó como un individuo único con un propósito en este mundo. Y usted tiene que ser lo que Dios lo guie a ser, no lo que los demás quieren que sea.
Ser uno mismo se trata de aprender a seguir su corazón y la dirección del Espíritu Santo en su vida cotidiana. Pero muchas veces, nos encontramos haciendo lo que otros dicen que debemos hacer y nos preocupamos por lo que piensan o lo que van a decir.

En Gálatas 1:10  Pablo dice: “Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo”. Es decir, si yo buscaría complacer a la gente en lugar de Dios, no habría sido apóstol de Jesucristo.

No debe ser intimidado por el miedo frente a lo desconocido. Debe poner toda su confianza en Dios  sabiendo siempre que el mejor camino será el que él disponga. Por último, recuerde que encomendar cada día de su vida en las manos de Dios y en el nombre del Señor Jesús, será una forma de aferrarse a él permitiendo que haga su voluntad en su vida. Así tendrá mayor confianza y los temores se apartarán. Abra su corazón al Dios todopoderoso para que su vida este llena de felicidad a la medida del Padre, sin importar sus circunstancias. Que la fe en nuestro Salvador Jesús lo guie a una vida plena.

Compartir